lunes, junio 09, 2008

El Messenger aumenta la productividad en el trabajo

No, en serio, deja de reite que ésto lo digo de verdad.

Leo en HistorasdeQueso que " Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Ohio y California concluyó que los trabajadores que utilizan la mensajería instantánea tipo Messenger, tienen menos interrupciones en el trabajo que aquellos que no las utilizan, por lo que aumenta su productividad."

Así que ya podeis dejar de estar pendientes del Alt+Tabulador por si viene el jefe, que si os dice algo le soltais una respuesta estilo: "¿usted no se ha enterado de lo de la Universidad de Ojayo verdad?"
Ahora bien, él os puede soltar alguna del tipo: "no, y me la resbala, pero tu te vas a enterar pronto de por donde está la puerta de salida sin retorno"





El estudio pone en tela de juicio la creencia de que el uso del Messenger reduce la actividad y productividad laboral porque produce interrupciones y disctracciones.
Sin embargo, en el estudio demuestran que aquellos que utilizan la mensajería instantánea como sustituto a otros medios de comunicación que interrumpen mucho más, como el teléfono, el email o las conversaciones cara a cara, realizan conversaciones más breves y sufren menos interrupciones el trabajo que si se comunicaran por otros medios.

Según R. Kelly Garret, co-autor del estudio y profesor asistente de comunicaciones de la Universidad de Ohio, la mensajería instantánea tiene unas ventajas que se ven como inconvenientes, ya que han descubierto que las personas que utilizan la mensajería como medio de comunicación se les interrumpe mucho menos.

El estudio se realizó entre mayo y septiebre de 2006 sobre 912 personas que trabajaban como mínimo 30 horas a la semana en una oficina y utilizaban un ordenador durante, al menos, cinco horas al día.

La clave para eliminar los fantasmas que rodean a la utilización de la mensajería instantánea reside en el uso que se le da al messenger. La mayoría lo utiliza para contactar con sus compañeros de trabajo, para saber cuando están disponibles y no interrumpirles cuando están ocupados. También para preguntar, responder u obtener información sobre el trabajo y las tareas que están desempeñando. De este modo el tiempo de conversación, y por lo tanto de interrupción, es mucho menor que si tiene que ir a buscar a la persona y hablar con ella cara a cara.

La naturaleza del Messenger permite utilizar el tiempo de conversación de otro modo. Podemos controlar tras recibir un mensaje, una pregunta o similar, decidir cuándo responder, por ejemplo si estamos muy ocupados en este momento responderemos más tarde, por lo que no interrumpirá el trabajo que se esté realizando en ese momento.

Sin embargo, conviene saber cuando es más adecuado tener una conversación cara a cara. En el caso de conversaciones más complejas o extensas, ganaremos tiempo hablando cara a cara. Pero para preguntas y respuestas rápidas, que suelen ser las más habituales, el messenger nos hará ganar mucho tiempo.

La facilidad de uso y similitudes con e-mail podría fomentar una mayor aceptación de la mensajería instantánea en el lugar de trabajo. Y, si bien el estudio proporciona pruebas claras de que la mensajería instantánea puede ser utilizada con éxito en el lugar de trabajo, Garrett dijo que ésta tecnología no puede ser utilizada de forma tan ámplia como e-mail.



Dejando la noticia/estudio de lado a mí me hace gracia que cada vez más se utilice el Skype como herramienta de trabajo en las oficinas y al Messenger se le repudie (por parte de los jefes, claro) siendo que se acaba utilizando,en muchos casos, para agregar a los contactos privados.


Vía: Historas de Queso

2 comentarios:

A las 5:16 p. m. , Blogger alvarozarzuela ha dicho...

yo tampoco entiendo los chistes...
http://www.lapetiteclaudine.com/archives/012661.html
¿...tú cómo lo ves?

 
A las 8:40 a. m. , Blogger Al ha dicho...

jajajaja, que bueno!

Yo, después de 10 años dejé de usar el "vi" para usar otros más amigables...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal