viernes, diciembre 14, 2007

linux es linux, y seis media docena

Hace no más de dos días un amigo mío me recriminaba la mala publicidad que le doy a linux, siendo yo usuario de GNU/Linux.

Bueno, pues no es tan como lo pinta, ya que si no me gustara no seguiría con ese Sistema Operativo, que nadie me obliga y por tener tengo tanto un M$ Windows XP Home como un M$ Windows XP Professional originales.
Ojalá todo el mundo usara Software Libre, ojalá Microsoft Windows fuese libre, y Mac OS X Leopard (que no me olvido de ese)! No estoy en contra ni mucho menos de Linux, ni le hago mala publicidad, pero hay que poner cada cosa en su sitio; linux es linux y está donde "se merece", de hecho, y pese a que a algunos les joda, gracias a los múltiples avances en facilidad de manejo / instalación/etc cada vez está más presente en más lugares, y no solo en centros oficiales/gubernamentales porque les salga más barato sino que muchos usuarios están migrando a linux... Así que, poniendonos en ese plan, él mismo se está mereciendo estar cada vez más extendido (como bien digo, pese a que a más de uno le jorobe).

Y esta es la razón de este post; Migrar a Linux.

Apuntes Ubunteros es el blog de un Argentino por donde me dejo caer de vez en cuando y donde he leído un post que siendo serio y absolutamente real, hace gracia. La fuente original del texto es www.escritorioya.com.ar y se titula: 10 maneras para que una migración a linux fracase


--------------------------------

10 maneras para que una migración a Linux fracase.

Sea que Ud. sea un usuario hogareño, un técnico o un directivo de una organización, supongamos que ya ha decidido migrar a Linux. Bien, ahora se mostrará de que manera se puede arruinar una migración al Free & Open Source Software, algunas reglas quizá se contradigan con otras, la idea es adoptar la combinación adecuada para convertir una migración en un desastre.

  1. Adopte posturas extremistas.

    1. Este es el primer punto principal a considerar si desea hacer fracasar una migración a Linux. Una de las primeras cosas que se pueden hacer es tomar al pié de la letra y como palabra divina todo lo que sigue a continuación.

    2. Es conveniente combinar la mudanza a una plataforma Free & Open Source Software con alguna postura política llevada al punto en que el ideal esté por encima de cualquier otra cosa. Se puede escoger entre lo siguiente:

      1. Considerar a Linux, perdón, GNU/Linux, como una de las fases para derribar al establishment capitalista que oprime los países pobres.

      2. Ver a Linux y al Open Source como para obtener un mercado absolutamente libre y un software perfecto.

    3. Otra manera interesante de echar todo a perder es creer que Linux:

      1. Solucionará todos lo problemas de la organización de un día para el otro.

      2. Eliminará la pobreza en el mundo.

      3. Logrará una sociedad en la cual reine el amor, la armonía y la paz.

      4. Le hará obtener la vida eterna.

      5. Conseguirá que el club del cual se es simpatizante, salga campeón del mundo y le gane siempre por goleada a su clásico rival.

    4. Un modo que seduce cual canto de sirenas es adoptar la postura de usar de un día para el otro 100% software libre. Pero lo que es realmente excitante, cuando Ud. lleva esta postura al extremo. Por ejemplo, tenga que cuenta que el BIOS es también software. ¿Es libre acaso? Bueno, pero no se conforme con eso, lleve el principio al extremo en que la importancia de que el software sea libre sea más importante que la vida de una persona.

  2. Migre por cuestiones legales

    No debe menospreciarse este punto si se pretende fracasar. De repente, un día uno se entera que el software que “siempre creyó gratuito” no lo es (ni siquiera las versiones viejas). Que el software no se compra, sino que se pagan y/o se aceptan licencias para poder usarlo. También se cae en la cuenta de la existencia de una “organización sin fines de lucro” llamada Software Legal encargada de que todo el mundo sean niños buenos y obedientes, desembolsen el dinero que corresponda y que cada tanto se les da por visitar empresas. En caso de que eso suceda se invocarán las leyes 11723 y 25036. Así que una excelente motivación para arruinar las cosas es migrar por temor a recibir el castigo de la ley1 y no por el mero respeto a las reglas del juego. El pavor conducirá fácilmente a una rápida e improvisada migración, donde se habrá conseguido el efecto deseado: Y ahí se exclamará con indignación “Linux no es la solución a todos los problemas”. De allí, se enfrentará al dilema de volver a usar otra vez software privativo ilegal y atenerse a las consecuencias, o bien abonar alegremente el derecho a usar determinados paquetes de software por algún tiempo.

  3. Migre para reducir costos.

    Una magnífica manera de terminar una migración en un desastre es creer que software libre es lo mismo que software gratuito. ¿Pero para qué quedarse corto? También es interesante suponer que los que trabajan alrededor del software libre lo hacen ad-honorem. Como buen argentino, ¿Cómo va a desaprovechar esta oportunidad?

  4. Déjese impactar por los grandes

    Linux es algo extremadamente COMPLEJO, NUEVO Y ESTRAMBÓTICO y solamente una multinacional puede llevar a cabo la faraónica tarea de migrar al Free & Open Source Software. Recurra a ellas: no importa lo que cobren.

  5. No capacite a su personal

    Por fin, sabiamente le ha hecho caso a su cuñado (experto en informática, según su propia opinión), quien le ha dicho que en la actualidad Linux es IGUAL a Windows y que Microsoft Office es IDÉNTICO a OpenOffice.org. Así que ¿para que gastar en capacitación? Después de todo, los empleados de su organización manejan Windows y Microsoft Office sin ningún tipo de problemas. Esta es un modo extraordinario de echar todo a perder, solamente bastará con que uno de sus empleados comience a quejarse porque el ícono que estaba en una determinada posición de la pantalla está en otra parte y que ha cambiado de color. El rumor y el descontento se esparcirán rápidamente de oficina en oficina, consiguiendo que la productividad caiga notablemente.

  6. Tome decisiones a partir de las comparativas entre costos de implementación de Linux con Windows.

    Una idea muy atractiva y que aparenta ser muy racional e inteligente es evaluar de la misma manera a todas las migraciones. Esto se consigue ignorando que hay diferentes distribuciones, o por ejemplo estimar que es lo mismo migrar un colegio que una compañía de seguros.
    Otra manera es fijar un precio. Por ejemplo, pretender un valor constante para la implementación de un servidor de correo, sin importar la cantidad de usuarios que lo vayan a emplear y el tipo de uso que se le aplique.

  7. Téngale un temor reverencial a los gurúes de la comunidad de Linux.

    Considere a la comunidad de Linux como una sociedad de castas. Los gurúes de Linux son los brahmanes. Ellos tienen las respuestas a todas las preguntas del universo. No discuta ni cuestione sus opiniones. No importa si jamás han visto una ventana (sea física o virtual) y desprecien el uso del mouse. Venérelos por su capacidad de usar el Emacs o el Vi. Deje TODO en sus manos, ya que son infalibles: consultoría, instalación, configuración, programación de interfaces de usuario (aunque no sepan lo que es) capacitación. Solamente imagínese a su secretaria usando el mutt o el pine para enviar correo electrónico (sino sabe que son el mutt y el pine, ¿para qué está el gurú?).

  8. Ignore la dinámica de la comunidad open source.

    Otra forma muy linda de arruinar las cosas es tomar algunas de estas posturas:

    1. Creer que su organización es una isla.

    2. Creer que su organización es el centro del universo.

    3. Desestimar todo lo que no pase por el mundo del management y de las empresas. O dicho de otro modo, creer que el componente comercial nunca se une al aporte realizado por los técnicos.

    4. Creer que el software libre se crea por generación espontánea. No importa en absoluto la opinión de la comunidad técnica. Los programadores y especialistas son lo menos importantes.

Siguiendo estos consejos seguramente obtendrá una migración con resultados poco felices.

  1. Pague licencias y/o servicios Open Source a quienes les daría lo mismo trabajar con Linux que tener una cadena de fast-food.

    1. El hecho de que uno sea argentino no significa que no haya personas más vivas que uno. Ciertamente las hay. Vender cajitas con CDs de Linux o PCs con el sistema del pingüino preinstalado es sin lugar a dudas una oportunidad de negocios muy interesante. Y ya hay quienes llegaron antes, así que a la cola. ¿Bueno, por qué no aprovecharlos? Pero los requisitos que deben tener estos vendors son por lo menos dos:

      1. Tomar a Linux como un negocio del momento, lo cual le garantizará que quizá en uno o dos años no tenga más soporte.

      2. Entregarse en las manos de un proveedor que pretende tenerlo a Ud. como un cliente cautivo: ¿Cónoce la historia, no?

Pues, vaya entonces a una casa de electrodomésticos y cómprese esas PCs con esos Linux tan simpáticos.

  1. Tome al software como un bien escaso.

    Para terminar con esta serie de reglas de inmenso valor, es importante creer que un programa informático debe considerarse económicamente de la misma manera que un producto material: sea un automóvil, una tijera de podar, o el propio CD en el cual está grabado el programa. Ignore por completo el hecho de que duplicar el código fuente de un programa cuesta muy poco dinero.

---------------------------------

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal